Invierno sin ti

Invierno sin ti

El invierno se acerca con paso tembloroso y ya no tengo tu mano para que me sostengas, para que me empujes a avanzar. No, no necesito a nadie que mueva mis hilos como si fuera una marioneta, pero me gustaba tener un compañero de vida, alguien que caminara a mi lado y fuera mi confidente, mi amigo, mi amor. ¿Te acuerdas de aquel día que fuimos a pasar la tarde a la sierra y perdimos el autobús de vuelta? Tuvimos que dormir al ras de las estrellas y todo el firmamento parecía nuestro. Hablamos de nuestros sueños, de nuestros miedos, de nuestros proyectos de futuro. Un futuro común, diseñado para los dos. Nos susurramos mil veces que nos queríamos y la luna nos guardó el secreto. Me dormí sobre tu regazo y tú te quitaste el abrigo para que yo no tuviera frío. Quizá contigo siempre sentí algo de frío, el frío que generan las pasiones efímeras y que hacen arder las entrañas. En mi interior sabía que no tendríamos esa casa tan grande con niños correteando por los pasillos y que tampoco nos casaríamos a la orilla del mar. Deseaba con todo mi corazón que sucediera, pero mi intuición me ponía la zancadilla a cada instante, me cortaba las alas y me obligaba a mirar de frente a la realidad. Por eso contigo siempre fui con pies de plomo y eso a ti te dolía.

Hoy me he despertado y ya no estabas a mi lado. Qué tonta, llevas meses sin estarlo, ya he perdido la cuenta. Tengo miedo de no volver a enamorarme, de no conectar tan espiritualmente con nadie como lo hacía contigo. Sin embargo, hoy sé que las buenas rachas no duran eternamente, pero las malas tampoco.

Anuncios