A ratos

Diseño sin título (14)

Yo siempre confié en el destino,

pero cada vez me gustan más las casualidades.

Los encuentros fortuitos, los acordes,

el derecho a equivocarme.

O a acertar.

El amargo placer de no saber

si eres un error o una bendición,

si peco contigo o me redimo,

si tengo que darle gracias al cielo

o pedir perdón a Dios.

A mí.

A ti.

A los dos.

Y es triste la lluvia, pero no tanto

como lo es que esa lluvia caliente

que cae a chorros del cielo

esta tarde de verano

no nos esté calando la ropa, el pelo,

mientras nos besamos despacio.

O rápido.

O a ratos.

A ratos te espero,

a ratos te busco.

A ratos me busco también.

Y que sigo queriendo verte,

tocarte, besarte.

Bebernos las horas a borbotones,

desnudar el tiempo

aunque no hagamos nada,

aunque lo hagamos todo,

aunque hagamos del todo

la nada, otra vez.

Y otra vez jugamos como niños,

tú te escondes y yo corro a buscarte.

Te encuentro, me encuentras.

Nos encontramos.

Y me escondo yo,

pero de mentira, jugando.

Está bien, tú ganas.

Pero al menos dime las reglas del juego,

dime a qué jugamos,

o si el juego ha terminado.

Bueno, no.

No me digas nada.

Házmelo todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s