Las 17 figuras retóricas que debes conocer

Si has llegado hasta aquí es porque te gusta escribir o, en su defecto, porque disfrutas leyendo y quieres desgranar todos los secretos que nuestra lengua esconde. Como decía Paul Auster en Brooklyng Follies: “Leer era mi válvula de escape, mi estimulante y mi consuelo: leer por puro placer, por la hermosa quietud que te envuelve cuando resuenan en la cabeza las palabras de un autor”. Uno de los recursos de los que se valen los escritores y poetas para que resuenen en nuestra mente y en nuestra alma sus palabras son las figuras retóricas, también denominadas figuras literarias. Lo primero que quiero que comprendas es que cualquier texto posee significado, que es su interpretación literal, y sentido, que es lo que realmente quiere decir. Conocer las figuras retóricas te ayudará a descifrar el verdadero sentido de un texto y a no quedarte en la superficie.

¿Qué son las figuras retóricas? Las figuras retóricas son recursos estilísticos que emplea el poeta con el fin de embellecer la lengua. Aunque existen más, te he preparado un listado con las 17 figuras imprescindibles y sus correspondientes ejemplos. Allá va:

  1. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717ALITERACIÓN

    Consiste, ni más ni menos, en la repetición de sonidos. Ejemplo: “Los suspiros se escapan de su boca de fresa“, de Rubén Darío. En este verso del poeta se repite el sonido /s/, dándonos la sensación de un susurro.

  2.  dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717 ANADIPLOSIS

    Es la repetición de la última parte de un verso al comienzo del siguiente. Ejemplo: “Oye, no temas, y a mi ninfa dile/ dile que muero”, de Esteban Manuel de Villegas. En este caso se repite “dile” al final del primer verso y al comienzo del siguiente.

  3. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717ANÁFORA

    Recurso por el cual los versos comienzan de igual manera. Ejemplo: “Salid fuera sin duelo/ salid sin duelo, lágrimas corriendo”, de Garcilaso de la Vega. Como puedes observar, estos dos versos empiezan por la forma verbal “salid”.

  4. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717ANTÍTESIS

    Figura que se basa en el contraste de dos términos. Ejemplo: “A mis soledades voy/ de mis soledades vengo/ donde vivo y donde muero/ ni estoy bien ni mal conmigo“, de Lope de Vega. En estos versos hay numerosos contrastes que dan lugar a antítesis: ir/ venir, vivir/ morir, bien/ mal.

  5. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717ASÍNDETON

    Consiste en la supresión de conjunciones. Ejemplo: “Acude, corre, vuela/ traspasa la alta sierra, ocupa el llano“, de Fray Luis de León. Como ves, en estos versos echamos de menos la conjunción “y”.

  6. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717POLISÍNDETON

    Al contrario que el asíndeton, esta figura se basa en la repetición de conjunciones. Ejemplo: “Y allí fuerte se reconoce, y crece y se lanza”, de Vicente Aleixandre. En este verso se da una proliferación excesiva de la conjunción “y”.

  7. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717ELIPSE

    La elipse o elipsis elimina términos necesarios. Ejemplo: “Lo bueno, si breve, dos veces bueno”, del refranero popular. Aquí se omite el verbo ser, la frase sin elipsis quedaría de la siguiente manera: “Lo bueno, si es breve, es dos veces bueno”.

  8. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717EPANADIPLOSIS

    Es la figura por la que un verso empieza y termina igual. Ejemplo: “Verde, que te quiero verde”, de Federico García Lorca. Como te darás cuenta, el adjetivo verde abre y cierra el verso.

  9. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717HIPÉRBATON

    Consiste en la alteración del orden sintáctico lógico en una oración. Ejemplo: “Pidió las llaves a la sobrina del aposento“, de Cervantes. El orden normal de esta frase sería “pidió las llaves del aposento a la sobrina”.

  10. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717HIPÉRBOLE

    El hipérbole es un recurso que se basa en la exageración. Ejemplo: “Por doler me duele hasta el aliento“, de Miguel Hernández. Evidentemente se trata de una exageración, ya que el aliento no nos puede doler.

  11. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717METÁFORA

    Figura literaria que se caracteriza por la identificación de dos términos que mantienen una relación de semejanza. Ejemplo: “El teclado armónico de su risa fina“, de Francisco Villaespesa. Cuando reímos enseñamos los dientes, que Villaespesa identifica con un teclado por su similitud.

  12. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717METONIMIA

    Es la sustitución de un término por otro basándose en una relación de contigüidad. Ejemplo: “He comprado un Picasso”, en lugar de “he comprado un cuadro de Picasso”.

  13. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717EPÍFORA

    Consiste en repetir palabras al final de un verso. Ejemplo: “A corazón suenan, resuenan, resuenan“, de Rafael Alberti. Como ves, se repite la palabra “resuenan”.

  14. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717EPÍSTROFE

    Es la repetición de una palabra al final de varios versos. Ejemplo: “Una hoja cuya rama no existe/ un mundo cuyo cielo no existe“, de Luis Cernuda. “No existe” son las dos palabras que se repiten al final de los dos versos.

  15. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717SINESTESIA

    La sinestesia es una figura que mezcla sensaciones de sentidos distintos. Ejemplo: “Escucho con los ojos a los muertos“, de Francisco de Quevedo. Los ojos ven, no escuchan.

  16. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717SÍMIL

    Es la comparación de dos realidades que guardan alguna relación de semejanza. Es importante que se utilice un nexo, puesto que de no ser así sería una metáfora. Ejemplo: “Sus mejillas, rugosas como la corteza de una vieja encina“, de Pío Baroja. Baroja compara las mejillas con la corteza de una encina.

  17. dibujo-del-contorno-del-lapiz_318-39717PERSONIFICACIÓN

    La personificación es la atribución de cualidades humanas a objetos o seres que no lo son. Ejemplo: “La ciudad era rosa y sonreía dulcemente“, de Rafael Sánchez Ferlosio. Como es lógico, las ciudades no tienen el don de sonreír.

Y hasta aquí este pequeño listado de figuras retóricas. Espero que te sea de utilidad y que te ayude a asimilar todo el sentido oculto presente en los textos literarios y a valorar todas las posibilidades que ofrece nuestra lengua.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s