Esta noche no había luna

Esta noche no había luna

Hoy lo he vuelto a hacer. Supongo que no puedo evitarlo. Pero, una vez más, no estabas. Cada noche veo pasar las horas junto a la ventana, mirando a través de ella con la esperanza de que vuelvas, pero nunca lo haces. Paso las noches en vela recostada en el sillón pequeño donde siempre te sentabas a leer el periódico mientras yo terminaba de vestirme. ¿Sabes? Todavía huele a ti, por eso me gusta sentarme en él, porque si cierro los ojos imagino que aún estás aquí, abrazándome mientras yo me quedaba dormida viendo alguna película. Siempre te enfadabas conmigo por eso. Pero te fuiste, y ya nadie me regaña cuando me duermo antes de que acabe la película ni yo tampoco me enfado cuando me llamas por la noche y te quedas dormido hablando conmigo. No me enfado porque no me llamas. Es curioso, pero echo de menos discutir contigo. Sin embargo, hoy no he visto amanecer porque me he quedado dormida mientras te esperaba. Esta noche no había luna.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s